atentado en oficinas de youtube

El atentado en la sede de YouTube y el fácil acceso a las armas

El atentado en la sede de YouTube y el fácil acceso a las armas
Rate this post

La tarde de ayer, el mundo se consternó debido a una noticia que afirmaba que en las oficinas de YouTube se había registrado un tiroteo. Una mujer iraní llamada  Nasim Najafi Aghdam, de 39 años fue la autora de este suceso que dejó como saldo 3 personas heridas de bala. Minutos después de la agresión se suicidó.

Aghdam era youtuber y desde hace unos meses había lanzado varios ataques en su blog a la plataforma propiedad de Google, señalando que sus nuevas políticas censuraban sus contenidos provocando que las visitas disminuyeran y con ello, los ingresos que obtenía por cada reproducción. Algunos de sus videos llegaban a más de 300 mil visitas y YouTube estimaba 10 centavos de dólar.

Días antes del atentado, su familia la reportó como desaparecida y la policía la encontró durmiendo en su auto a 25km de la sede de la compañía en Silicon Valey. Al llegar al lugar, disparó hiriendo a 3 personas y acto seguido se suicidó. El pánico se apoderó del lugar hasta que llegaron las autoridades a controlar la zona, evacuar a los presentes y realizar un operativo de seguridad.

¿Qué nos deja esto? Más allá de las razones que motivaron a Aghdam a hacer lo que hizo, lo que debería preocuparnos es que aún se sigue dejando de lado el fácil acceso a las armas que tiene Estados Unidos. La prensa en general, las opiniones de los ciudadanos norteamericanos e incluso el gobierno, focalizan toda su atención en los responsables de este tipo de atentados. Sí, tiene relevancia el contexto y las causas, pero no debe perder de vista que existen otros responsables en estos sucesos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo entre el 30% y el 50% de las personas con enfermedades mentales en países con ingresos altos, recibe atención especializada. Este es un dato relevante – por supuesto que lo es – pero ¿qué pasa cuando una persona así tiene acceso sin restricciones a armas de fuego? Es aquí cuando la situación se complica.

En Estados Unidos, una persona con 21 años cumplidos y licencia de conducir, sólo necesita llenar un formulario para comprar armas. Cualquier ciudadano puede llegar a un supermercado y adquirirlas como si de una caja de galletas se tratara. Sobre esta situación muy pocos alzan la voz pero, cuando suceden atentados como el de ayer en YouTube, deberíamos repartir la responsabilidad y no solamente dejársela al autor o autora del hecho.

Con esto no quiero decir que Aghdam padeciera una enfermedad mental. Aún no hay información que lo asegure. En lo que quiero que se haga énfasis es en las frecuentes noticias sobre tiroteos en Estados Unidos y el acceso a las armas sin regulación alguna. Cuando algo así sucede, se suele señalar al culpable material y a alguna enfermedad mental, pero resulta curioso que en todo el mundo existan personas con problemas similares y sólo en el país norteamericano se registren atentados por parte de civiles. Es de escándalo, ¿no les parece?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *