La caída del petróleo y la pandemia del coronavirus | Soy Líder

La caída del petróleo y la pandemia del coronavirus | Soy Líder

Rate this post

Debido a la pandemia desatada por el coronavirus y al conflicto de precios del barril de petróleo, la economía mundial está sorteando una fuerte desaceleración que podría llevar a la demanda de petróleo a un punto muerto y a sus cifras más bajas en todos los tiempos.

Relación entre el conflicto petrolero de la OPEP y Rusia con la pandemia del coronavirus

Con la guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia como antesala al panorama actual, se prevé un desplome en la demanda actual del petróleo, el cual ha caído a su precio más bajo desde 1991. Esta brutal caída en la demanda se debe tanto a la postura política de los países involucrados, como al avance mundial del virus conocido como COVID-19.

Los inicios del desplome

En 2016 los miembros de la OPEP y Rusia se unieron en una alianza para respaldar los precios del crudo. Esto se logró haciendo un recorte a los principales exportadores para que tuvieran un suministro de 2.1 millones de barriles por día. Sin embargo, en las últimas semanas, Arabia Saudí quería aumentar ese número a 3.6 millones hasta 2020, lo que no fue bien visto por el estado Ruso. 

Vladimir Putín, presidente de Rusia, externó su preocupación por ceder demasiado terreno a la producción estadounidense debido a las nuevas medidas en los recortes de suministro del crudo, por lo que se negó a aceptar el plan. 

¿Cómo influye el coronavirus en este conflicto?

Para este año se tenía previsto que Estado Unidos fuera el productor número uno a nivel mundial con 13 millones de barriles por día en el primer trimestre. Por otro lado, Arabia Saudí tomó la postura de ampliar su participación en el marcado, y recortó los precios a sus clientes para aumentar su venta. 

Aunado a esta situación, la expansión del coronavirus ha provocado que la demanda del petróleo en todo el mundo se reduzca. Esto se debe a que el paro laboral internacional a reducido el consumo de combustibles. Debido a esto, la Agencia Internacional de Energía ha comunicado que se espera una contracción por primera vez desde la recesión de 2009 que siguió a la crisis mundial. 

En conclusión, el impacto que puede tener el desplome de los precios del crudo y la situación epidemiológica del coronavirus pueden no ser tan negativo. Esto se debe a que, la gran recesión económica que acompaña a los países que luchan contra la epidemia puede verse compensada con los bajos costes del sector energético que se están presentando por la caída del petróleo. En otras palabras, la reducción en los precios de los combustibles se compensaría con la desaceleración económica que enfrentan las naciones a causa del coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *